Entrevista a Natalia Mirapeix: “Yo estoy en eterna deuda con todos y cada uno de mis alumnos”

Un cuestionario algo caótico más dos cervezas en una plaza de Legazpi más escuchar a la jefa de estudios y profe de dirección de arte del Curso de Creatividad. Una buena tarde y una buena charla.

NataliaMirapeix

 

¿Por qué creatividad, por qué dirección de arte… Por qué haces lo que haces?

En realidad no lo sé. Lo sé porque veo mirando hacia atrás cómo se ha decidido todo, pero no creo que en ningún momento decidiera que quería ser directora de arte, no. He tenido pensamientos más o menos difusos a lo largo de mi vida sobre lo que quería hacer. Hice Publicidad porque no sabía qué hacer. Y porque me decían que no valía para Bellas Artes, eso es también bastante importante. Era una chapucera y dije, bueno, pues mira, dentro de las cosas medio creativas, me voy a dedicar a Publicidad. No tenía ni idea sobre de qué iba la carrera. Y luego cuando curré por primera vez me piré porque no me molaba una mierda lo que estaba haciendo. Poco a poco fue tomando forma.

Siempre me había gustado diseñar. Era la típica niña que hacía movidas y siempre enredaba con el ordenador. Mi padre siempre tuvo ordenador, desde mi más tierna infancia, y me acuerdo de los programas de diseño superprecarios de Windows 5, que me encantaban. Siempre me han dicho que era una niña supertraviesa, super de hacer movidas, siempre liándola… Me montaba una tienda de limonada, le hacía un cartel… Era más inquietud que algo muy concreto.

Y luego, creo que también es importante la gente con la que me he ido encontrando a lo largo de mi vida. Conocer a Borja y a María en Molaría fue crucial para saber lo que quería hacer. Quería ser como ellos. Y ya.

 

¿Qué importancia le das al hecho de desarrollar proyectos personales fuera del trabajo?

Siempre he querido ser muchas cosas, estar en todos los fregaos. Me acuerdo cuando me apunté a teatro de pequeña, que hice una obra en la que yo hacía todos los papeles. Con eso te lo digo todo. Era una niña megalomaníaca. Pero sí que es cierto que ahora que ya tengo 33 años y me empiezo a sentir putamente vieja, me doy cuenta de que me ha costado mucho tiempo, especialmente desde que me fui de La Despensa, darme cuenta de que no era solo una cosa, y reconciliarme con eso y sacarle partido. Pues oye, no solo soy creativa, y por eso no puedo estar en una agencia. Soy creativa, soy ilustradora, estoy metida en muchísimas cosas sociales, además soy profesora… Son muchas cosas que me apetece hacer y no quiero/no puedo/no sé renunciar a ninguna. Aunque a la vez pienso que estoy un poco cansada (Risas).

 

Última cosa de publicidad y última cosa de dirección de arte que te hayan flipado.

De dirección de arte, cada vez estoy más interesada en las cosas más impulsivas. Como soy tan cerebral y tan de planificarlo y controlarlo todo… Toda la gente que está haciendo cosas en la escena fanzine y cosas experimentales siempre me ha interesado y cada vez me gusta más. Me parece lo más interesante por proceso, por resultado, por la carga política que tiene… A mí la dirección de arte estética me da mucha pereza. Me gusta que las cosas quieran decir cosas.

Entonces, ¿qué es lo último que me ha gustado de dirección de arte? Toda la escena fanzinera, toda la escena de músicos productores en su propia casa, toda la gente que crea para sí, por sí, y con un discurso sólido para él mismo, no para un cliente, ni para una banda de música, ni para nada. Es que me da igual eso.

Y luego, de publi, a mí también me gustan los grandes premios, y cuando veo que ganan, también me fijo. Pero a mí me gustan las campañas que son muy verdad, y la última que me ha gustado mucho es la de Time is precious, de Nike. Porque es verdad, y ya está.

 

¿Por qué te saliste de las agencias? ¿Por qué te hiciste freelance?

Porque hay gente que vale para aguantar el estrés y gente que no. Y gente que vale para aguantar un tipo de estrés y gente que vale para aguantar otro tipo de estrés. La vida de la agencia es una vida muy dura que requiere tener una estabilidad, una capacidad de control, y también una manera de acatar las órdenes y las estructuras que yo igual no tengo. Pero también es cierto que no solo fue una cosa de “no tener la madera” o el carácter adecuado, sino que me surgió la oportunidad de irme a TAG, y realmente me apetecía mucho. Además, eso me permitió seguir abriendo otras puertas. Con lo cual, fue un conjunto de sucesos.

 

¿Por qué das clase? ¿Por qué en TAG? ¿Cuál es el objetivo de tus clases?

Doy clase porque me han dicho que se me da bien. Vi que se me iba dando bien y lo seguí haciendo. Un poco como lo que decía al principio, que yo no he tomado decisiones, sino que las decisiones me han tomado a mí. Eso es una máxima que sigo y que me parece muy guay. Pero luego, con el paso del tiempo vas viendo que esas decisiones tienen un sentido. Yo creo que soy una persona que cuando hablo al resto me hablo a mí misma. Ser profesora me ha ayudado a enseñarme a mí. Enseñar creatividad me ha hecho mucho mejor creativa. Yo estoy en eterna deuda con todos y cada uno de mis alumnos. Cada vez que explico algo, me lo explico a mí, y cada vez que lo explico otra vez, me lo explico otra vez a mí. Me ha ayudado especialmente en los últimos cuatro años, que es cuando he sido ya jefa de estudios, a armar mi carrera creativa como realmente quería.

Y doy clases en TAG porque Rafa me dio la oportunidad de subirme a este barco, y por eso le estaré eternamente agradecida. Además me dejó seguir la estela de algo que estaba haciendo María. Para mí María Rufilanchas fue la persona que me enseñó a tener ideas en Molaría, y que a día de hoy me sigue enseñando a tener ideas, porque tengo la suerte de poder consultarle todas mis dudas. Ella también dio clase en TAG, y seguir su estela siempre me pareció increíble. Y de Rafa, he de decir que siempre ha sido una persona que se ha preocupado muy mucho de que yo desarrollase las cosas como yo quiero. Si no fuera por Rafa tampoco sería lo que soy, porque me dio la oportunidad de ser profesora. He tenido suerte de aparecer en TAG.

Y el objetivo de las clases… Pues si yo soy profesora porque me ha ayudado a ser mejor yo, quiero ayudar al resto a que sean la mejor versión de sí mismos.

Yo lo que quiero trasladar a mis alumnos es hambre por la tarta completa de la creatividad. Hambre por arte, por teatro, por poesía, por cocina, por arquitectura… Por todos los tipos de creadores. A mí me gustan los creativos en profundidad. No me interesa formar creativos endogámicos que solo hablan de publicidad porque tampoco me interesaría hablar con ellos en una cafetería. Creo que la creatividad publicitaria es una porción muy muy pequeña de la creatividad, por eso creo que dar clase de otra manera sería un auténtico despropósito y sería completamente amoral por mi parte. No podría concebirlo de otra manera.

 

¿Qué crees que es lo más importante que un alumno se lleva de la escuela?

Se tiene que llevar que es probablemente la primera vez, o una de las primeras veces, dependiendo de la vida de cada uno, que se haga las tres grandes preguntas de la filosofía: quién soy, dónde estoy y a dónde voy. Ya está, no hay más. Deseo que salgan con algo un poco más claro de ahí. Desde luego, no creo que seamos la academia de Aristóteles, pero sí que creo que es uno de los primeros sitios donde te empiezas a plantear un poco esas preguntas.

Hay muchos que las responden de acuerdo a la publicidad, pero creo que todos salen con esas respuestas de una manera mucho más amplia, o sea, no solo haciendo referencia a sus carreras publicitarias.

 

¿Cuál crees que tiene que ser el objetivo inmediato de alguien que sale de TAG?

Sacar partido a todo lo que ha aprendido y hacerse unas prácticas para poder insertarse en el mercado laboral. Eso es lo que dice la teoría y lo que se lleva a la práctica.

¿Qué creo yo que debería suceder? Básicamente creo que TAG es como si fuera el mechero que enciende la mecha de un petardo. Pero esa mecha tiene una longitud diferente en cada caso. TAG es un encendedor, y el momento de explosión puede ser tus primeras prácticas, pero también puede tardar 10, 15, 25 años en llegar.

 

Sobre la importancia de reflexionar sobre la profesión de uno (referido a la manera en que esto se transmite a los alumnos en TAG).

No puedo hablar por el resto de profesores, pero creo que no queremos que la escuela sea una fábrica de clones. No tendría sentido para nosotros, y no creo que ninguno estemos allí por hacernos ricos, sino que nos apetece formar a gente que vaya a trabajar en tener ideas que sea interesante y que aporte algo. Y para poder hacer eso te tienes que hacer preguntas. Muchas. Qué quieres ser, qué quieres hacer, qué quieres aportar, dónde lo quieres aportar… Para fabricar clones ya está la universidad y otros sitios.

 

¿De qué crees que hay que huir una vez se está dentro del mundo de las agencias?

Creo que hay que huir de la endogamia de la publicidad en todos los sentidos. De la endogamia creativa, de estar mirando todo el día los anuncios que ha hecho el resto, los que están en el One Show, en el CdeC… Realmente me da mucha pereza. Es como si los impresionistas solo se estuviesen mirando entre ellos, cuando realmente no era así, era mucho más complejo que todo eso. Pero también creo que hay que dejar de ser endogámico socialmente.

Por eso cuando hablaba de lo último que más me ha interesado de dirección de arte, pienso en el último sitio en el que he estado que me ha flipado, que fue una cosa en una casa okupa en Carabanchel que se llamó Pichi Fest. Era un festival de autoedición en el que había gente muy potente como Fosfatina, pero también había un chaval transgénero con unos fanzines hechos con una grapadora y un bolígrafo.

Con lo cual, salir de ese tiesto, es lo que me da ingredientes para lo que yo quiero ser. Ahora bien, creo que cada uno es una receta, cada uno es quien quiere ser y se busca sus cosas donde quiera. Yo creo que hay que huir de buscarlas todas en el mismo sitio.

 

Alguien a quien creas que merece la pena conocer para trabajar en creatividad, y lo mismo para trabajar en dirección de arte.

Lo siento pero tengo que volver a decir María Rufilanchas porque a mí me lo ha enseñado todo y me lo sigue enseñando.

Y de dirección de arte, por relevancia histórica, cualquier director de arte debería conocer a Sagmeister y todo lo que orbita a su alrededor. Y aparte de Sagmeister, por ejemplo, Pentagram, la casa madre de toda la construcción de marca habida y por haber, hay que conocerlo también; es un obligatorio.

Pero también tengo este afán de buscar las cosas que aportan un punto diferente, como puede ser Atelier Bingo, que son una gente que hace una dirección de arte muy plástica, con un estilo muy específico, y me encantan.

O sea que, por un lado, conocer a los clásicos: Sagmeister, Pentagram, Tibor Kalman (que fue profesor de Sagmeister). Pero luego hay que irse a las cosas raras. Es igualmente básico para mí.

Y de creativos españoles, si tuviese que pensar en una agencia, me encanta Viernes. Es una agencia muy guay de grandes creativos de grandes agencias que decidieron montar una agencia especializada en cambio social. Porque se pueden hacer cosas para hacer el mundo mejor. Y ya que sabes tener ideas, si las haces para aportar tu granito de arena, sinceramente, para mí vale más que cualquier León de Oro y de platino y de diamante. O sea que arriba con Viernes, arriba con el Festival B de Bici, con el Festival Poetas, y con todo.

 

John Hegarty dice que la creatividad es “an expression of self” (expresión de identidad). ¿Estás de acuerdo? ¿Crees que es directamente aplicable al trabajo publicitario, teniendo en cuenta que en las agencias se trabaja para otros y no para uno mismo?

Primero, creo que el creativo es un voyeur, un adicto a las vidas ajenas, a ponerse en la piel de los demás. Con lo cual creo que lo primero que hay que hacer es robar muchos selfs. La creatividad más arquetípica va de expresar los selfs del otro, y eso es superinteresante porque me parece un ejercicio máximo de empatía. Esto es lo que yo decía de que la creatividad es guiñar un ojo, es decirte: “Ey, que yo sé lo que tú estás pensando”.

Pero esta frase para mí tiene otra lectura, que no es tanto para la creatividad publicitaria si no para la creatividad ejercida desde la individualidad. Si la creatividad que yo ejerzo es una expression of self hay otra cosa, de la cual mi padre estaría encantado de hablar ahora mismo aquí con nosotros, y es que la construcción del self, del yo propio, es algo multicapa y multifactorial. Somos muchos a la vez, muchos selfs, y a mí lo que me gustaría saber es qué expression de qué self, de todos los que tengo, pongo en juego. Hay alguno que pongo en juego, otro que me gustaría poner y otros que no sé poner.

Anuncios
Entrevista a Natalia Mirapeix: “Yo estoy en eterna deuda con todos y cada uno de mis alumnos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s