No diga Segarra, diga publicidad

TAG va de entrar en la publicidad. Y hoy toca un post sobre uno de los primeros nombres, sino el primero, que se han aprendido la mayoría de quienes han empezado a trabajar en publicidad en los últimos… bastantes años. Seguramente se lo seguirán aprendiendo los que vengan, y eso está bien.

La mano, las nubes de Vueling, las nubes de Evax, la república independiente de nuestra casa, esto no se toca, en el salón no se juega, redecora tu vida, be formless, shapeless, like water, Guardiola hablando sobre el futuro para vender un plan de pensiones… Y no sé qué de un tal Pippin.

filename-1

Que sí. Que los highlights de la carrera de Toni Segarra ya nos los sabemos todos. Sabemos que es un gran creativo, un gran director de equipos, un gran entendedor de marcas (se entiende, ¿no?) y, como él mismo dice, un tipo que escribe anuncios. Un grande, básicamente.

Pero lo es por más motivos que por todas las campañas brillantísimas que ha firmado junto a sus equipos. Y la idea de este post es poner en valor uno de esos otros motivos.

Porque es fácil hacer una lista de grandes publicitarios responsables de grandes campañas, o fundadores de grandes agencias, o grandes empresarios que han hecho crecer esta industria. Pero la cosa se pone más difícil si nos paramos a pensar cuántos de esos publicitarios han ejercido, a la vez que hacían todo eso, de embajadores y divulgadores de una profesión que está muy cerca y muy lejos de la gente al mismo tiempo. Cuántos han hecho cosas por contar la industria fuera de la industria. Sin duda, Toni Segarra es uno de esos tipos.

Es incuestionable que es uno de los primeros nombres que cualquier estudiante de publicidad retiene en su cabeza. Es innegable también que cuando un medio generalista decide recurrir a un publicitario para que haga x cosa, no han sido pocas las veces que le han elegido (¿cuántos publicitarios han sido entrevistados en televisión, en España, y en prime time, hablando sobre publicidad? Correcto).

En cualquiera de sus ponencias/entrevistas/artículos/declaraciones rápidamente se detecta, tras escucharle hablar unos pocos minutos, algo que probablemente tiene mucho que ver con todo esto. Y es el hecho de reflexionar.

Es escucharle y enseguida darse cuenta de que es un hombre que se ha hartado de preguntarse cosas para intentar comprender la publicidad, con todos sus porqués y sus paraqués. Pensar, además de trabajar. O el pensar como parte del trabajo. Y esa reflexión, sumada a su facilidad para comunicar las conclusiones de esa reflexión, lo convierte en un gran divulgador que sabe contar y hacer entender de manera muy profunda de qué va esta industria.

Y ocurre algo muy positivo que suma a todo lo que se está diciendo aquí, y es que con Segarra se da la circunstancia de que el más conocido es seguramente el más prestigioso, o de los más. Y eso no siempre ocurre. No hay demasiados casos, en ninguna industria, en los que la fama y el prestigio se den de forma tan equilibrada en una misma persona. Eso que se lleva la publicidad.

Por el trabajo, sí , está claro. Pero también por reflexionar y hacer reflexionar, por comprender y hacer comprender. A cualquier industria le sienta bien un Toni Segarra. Y a cualquier profesional de cualquier industria le sienta bien tener un Toni Segarra en el que fijarse.

 

Anuncios
No diga Segarra, diga publicidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s