SPOTS QUE PODRÍAN HABER SALIDO DE UNA ESCUELA DE PUBLICIDAD

Cuando uno es alumno de una escuela de creatividad y llega el momento de pensar ideas para hacer un spot, surge un problema: si quieres conseguir una pieza que podría emitirse, es decir, que la idea no se quede en una maquetilla cutre o incluso en un guion, porque la producción necesaria es inabarcable e irrealizable, tienes que pensar algo que al final tenga un acabado digno de un spot profesional. Es la “obligación” de pensar ideas fáciles de ejecutar. Un ejemplo de esto es esta maravilla de peli de dos exalumnas de TAG, Enya y Laia, para WWF.

Evidentemente, en una escuela hay muchas cosas que no se puede hacer cuando te pones a producir un spot. ¿Grabar a Phelps nadando en ese piscinón? No se puede. ¿Grabar a Van Damme abriéndose de piernas en el aeropuerto de Ciudad Real? Pues en principio tampoco. Y flipadas como esta, o esta… Pues eso.

Pero hay cosas que sí se pueden hacer. Muchísimas. Y no es solo que se puedan hacer, sino que, realmente, se podrían hacer en un rato. Cosas como todos los spots que hay aquí debajo, que no son de alumnos de escuelas de publicidad, pero que por cómo son, podrían serlo. Y serían geniales.

De hecho, lo son.

 

Leo Burnett UK. “99p”, de McDonald’s

Una locución con ese tufillo hipermagnético tan brit, un vídeo de dos segundos, Y UNA FOTO DEL PRODUCTO DURANTE OCHO SEGUNDOS DE LOS DIEZ QUE DURA EL SPOT. Sobra decir que no puede funcionar mejor. Que sería de todos nosotros sin Inglaterra.

 

Droga5. Lanzamiento de Google Pixel (teaser)

Google Pixel Global Launch Teaser from hoshigata on Vimeo.

Meter esto en este post es una pequeña licencia muy personal del tipo obsesivo y machacón que lleva este blog. Es un teaser, pero ese juego visual… Que es nada pero es la campaña, y no hace falta más. Esa música. Ese todo. Todo con la sutileza más brutal y brillante.

 

Contrapunto. Lanzamiento de Visa en España

Esto no es solo el spot (porque no está suelto en Youtube ni en ningún lado), es Fernando Vega Olmos diciendo que le habría encantado hacer esta campaña. Y eso ya dice bastante de ella. Luego está lo de vender una tarjeta de crédito. Así, sin adjetivos.

 

DDB. “Cremita”, de ONCE

Es gracioso pensar en el momento en que se aprobó esto. El momento de contar esta idea. Y luego la ejecución, que no se podría haber elegido mejor y no tiene pinta de cara, precisamente. Diez de diez. César Olivas & co. Locos maravillosos.

 

Lowe UK. “Litany”, de The Independent

La sublimación de lo que no es más que una enumeración. Una enumeración de imperativos. Fórmulas básicas elevadas a la máxima potencia de la brillantez creativa. Y un periódico cerrando con “No leas”.

 

SCPF. “Bruce Lee”, de BMW

El recurso de coger algo que ya esté hecho y que cuente lo que quieres contar mejor que cualquier cosa que se te pudiese ocurrir. Una de estas pelis que es como que te mecen desde que empiezan hasta que acaban. La gente de esa ficha sabe bien de qué va eso. Que vuelva BMW.

 

Sra. Rushmore. “People in progress”, de ING

Mismo recurso que el Bruce Lee de SCPF. Sigue funcionando.

 

Droga5. “Truth has a voice”, de The New York Times

Esto se podría sacar igual de digno con Movie Maker. Y la piel de gallina durante los últimos segundos sería la misma. ¿Droga qué?

 

Wieden & Kennedy Portland. “Time is precious”, de Nike

Esta pieza entra en la categoría de pornografía para copys. Es para ponérselo en bucle y regodearse en cómo Nike dispara las pulsaciones de cualquiera que vea esto solo con blanco sobre negro, un tictac y una alarma. Ah, y una verdad como mil castillos juntos de grande.

 

Cómo mola ver lo fácil que se puede hacer lo difícil.

SPOTS QUE PODRÍAN HABER SALIDO DE UNA ESCUELA DE PUBLICIDAD

Alex Bogusky. Una hostia bien dada, por Pablo Farrés

Junio de 2010. Los publicistas de medio mundo llegamos nuestro lugar de trabajo, con el café en la mano, encendemos el ordenador, abrimos el navegador y nos disponíamos a leer las noticias del día mientras esperábamos a que el segundo café de la mañana hiciera efecto. Y de repente, nos encontramos con una noticia. Mejor dicho, nos encontramos con LA NOTICIA: ¡Alex Bogusky deja CP+B y la publicidad! Una hostia bien dada.

Para que nos entendamos, es como si Steve Jobs hubiera dejado Apple por voluntad propia para recluirse en un templo en Katmandú. Incluso el New York Times hablaba de su retirada.

En ese momento, miles de creativos leímos el contenido de la nota de prensa con los ojos como platos. Alex Bogusky, uno de los creativos más creativos de la industria, se va. Y no solo deja la publicidad, si no que decide emprender un nuevo camino: el de remover conciencias.

ScreenShot20180802at10.47.30AM32
Alex Bogusky: Foto: Alex Bogusky vía Instagram

Bogusky empezó a trabajar en Crispin & Porter en 1989. Tras 8 años ya era socio de la agencia, que pasó a llamarse Crispin Porter & Bogusky. De su cabeza salieron algunas de las mejores campañas de aquellos años, convirtiendo a marcas como Burger King en lo que son hoy en día. Era el chico malo de la publicidad que todas las marcas querían para ellos.

 

King Games, para Burger King

 

Whopper Sacrifice, para Burger King

 

Truth, para American Legacy

 

Counterfeits, para Mini

 

Según una leyenda urbana, la decisión de salir de la publicidad empezó en su casa, a raíz de una conversación con sus hijos. Alex era el creativo que sacaba ideas brutales como Subservient Chicken para Burger King, pero al mismo tiempo, no le gustaba que sus hijos comieran allí. Hasta que un día, su hijo le preguntó que por qué trabajaba para ellos si luego no le dejaba comer y beber eso que él anunciaba. Y su cabeza voló por los aires. La de Alex, no la de su hijo.

En junio de 2010 se daba a conocer la noticia de su salida, y meses más tarde nos sorprendía con una campaña de comunicación que removía conciencias…

The Real Bears se convirtió en un fenómeno viral, no tanto por su contenido, sino por el origen del mensaje, el mismísimo Alex Bogusky atacaba a la industria desde las entrañas de la industria. Algo que todos y cada uno de nosotros queríamos hacer desde hacía bastante tiempo.

Más tarde conoceríamos su nueva faceta de consultor en una aceleradora de startups, y cocreador de Fearless Unlimited, una consultora/agencia que buscaba crear impacto social través de las marcas. Hoy en día, sabemos de varias agencias o consultoras que hacen esto, pero en su momento fue tan novedoso que ni la propia industria se dio cuenta de lo que se estaba cocinando en la casa de campo de Bogusky.

En agosto de 2018 recibimos la noticia de la vuelta de uno de los mejores creativos de esta década. El hijo pródigo vuelve a casa, y no debería sorprendernos, pues la visión de este genio, es necesaria para el presente y futuro de las agencias de publicidad. Así pues, la vuelta de Alex Bogusky es una alegría para todos los que nos dedicamos a esto, una gran noticia para el sector y para la industria creativa. Y una hostia bien dada a los dinosaurios de la publicidad.

Alex Bogusky. Una hostia bien dada, por Pablo Farrés