C de cocina

La publicidad solo es una de las muchas industrias que funcionan (o deberían funcionar) por y para las ideas creativas e innovadoras. Y una de esas muchas es la cocina, la cocina creativa, de vanguardia o como se le quiera llamar. Se entiende, ¿no?

Bien, este post no va sobre las diferencias y similitudes entre los procesos creativos de una agencia de publicidad y los de cualquier restaurante de esos descritos arriba. A esto ya le dedicaron bastante tiempo hace algunos años Jorge Martínez y Toni Segarra. Fue cuando Ferran Adrià organizó en 2014 una exposición en el Espacio Fundación Telefónica en la que se quiso contar cómo funcionaba la maquinaria de creatividad e innovación en elBulli. A ellos se les encargó hacer la campaña de la exposición, y convirtieron esa campaña en un proceso de investigación sobre cómo sería una agencia de publicidad basada en los principios creativos de aquel lugar que ya es más mito que restaurante. Así, como si tal cosa.

Este proyecto es un fantástico ejemplo de cómo se mimetizan estas dos disciplinas, estas dos industrias, de cómo es tan fácil que salgan a flote todo lo que tienen en común,  y de cómo pueden retroalimentarse.

Hace poco ha ocurrido algo que ha servido de excusa para escribir todo esto y que da pie a contar otras historias sobre cómo en el mundo de la cocina se han aplicado magistralmente técnicas y maneras de enfrentarse a la creatividad más que integradas en las agencias de publicidad, pero miradas desde otro lugar.

Vamos a ver dos historias de dos cocineros que, orgánicamente, actuaron como dos brillantes creativos publicitarios frente a dos problemas que se les presentaron.

Una historia de Jordi Roca y otra de Massimo Bottura. Si alguien que lea esto no les ubica, por favor, buscad, buscad hasta hartaros y disfrutad descubriendo todo lo que han hecho estas personas.

Dos historias protagonizadas por estos dos genios que son lo suficientemente genios como para haber sabido mirar más allá de las cocinas de sus restaurantes y aportar algo realmente relevante a través del medio que mejor conocen: la comida.

 

JORDI ROCA Y EL SENTIDO DEL CACAO

1538894431_071082_1538894569_noticia_normal
Foto: as.com

Jordi Roca no se cansa de revolucionar el mundo de la repostería. Su enésimo triple mortal ha sido crear un plato, en colaboración con el BBVA, para las personas que han perdido el gusto. El primer plato para personas sin gusto. Y aquí es cuando toca caerse de la silla.

Un superinsight.  De paso, un trabajo de naming de los buenos, de los de media sonrisa. Lo lees y lo quieres saber todo del sentido del cacao, sea lo que sea eso. Y una ejecución que es un experimento, con todo lo que ello conlleva. Pero, oh qué sorpresa, salió bien.

Es un ejemplo inmejorable del valor que tiene hacer grandes hallazgos, de encontrar cosas relevantes para alguien, encontrar terrenos fértiles en los que estar presente y actuar para lo dicho, dar algo a la gente para alegrarle la vida un poco o mucho.

 

MASSIMO BOTTURA O CÓMO SALVAR LA INDUSTRIA DEL PARMESANO

15246657844803
Foto: expansion.com

2012. Terremoto en la región de Emilia-Romaña en Italia. En Emilia-Romaña está Módena, y en Módena, Massimo Bottura y su Osteria Francescana. Y también en la región, multitud de fabricantes de queso parmesano. El terremoto dañó una cantidad brutal de la producción del queso. Una cantidad brutal son 360000 ruedas grandes de parmesano rotas.

Los productores necesitaban dar salida a todas estas ruedas para que las empresas productoras no quebrasen. O sea, un gran drama económico para toda una industria, que podía derivar en un problema social aún más grande para mucha gente.

 

De repente el problema no es solo vender. Es vender cuanto antes un producto que se podía ver fácilmente como defectuoso. Lo que es tener el mundo a favor.

42.afp
Foto: independent.co.uk

Recurrieron a Bottura para que les ayudase a salir de todo esto. Y aquí entra en juego eso que decíamos antes de ser un genio.

Y así pudo ser el proceso que hizo el chef hasta dar con la que finalmente fue la solución. El parmesano es comida, es un ingrediente en muchos platos típicos italianos y es un producto mundialmente conocido. Necesitamos que la gente compre parmesano. Entonces, ¿por qué no proponer una nueva manera de utilizar el parmesano en la cocina, para reavivar el atractivo que de por sí ya tiene, y que así se dispare su consumo durante un tiempo hasta agotar existencias?

Esa nueva manera fue una nueva receta a la que Bottura llamó Risotto cacio e pepe, y gracias a su difusión y a que la gente saliese a comprar el queso a lo loco, las empresas del Consorcio del Parmesano siguen vivas.

 

Grandes hallazgos, y estrategias creativas tan potentes que parece que salen sin esfuerzo.

Hay muchas más cosas del mundo de la cocina de innovación que son divertidas e interesantísimas de mirar a través de la óptica de la comunicación. Un mundo que comunica haciendo mucho y diciendo poco. Un gran mundo creativo y, básicamente, una gran lección por muchos motivos. Por eso es un camino guay que abrir a la curiosidad que debe guiar cualquier negocio basado en ideas, y a cualquier persona que trabaje con ellas.

Aprendamos de todo lo que podamos, de las cosas más inesperadas y aparentemente ajenas a lo nuestro. Leamos el Financial Times, como aconseja Hegarty. Sigamos buscando, como dice el Club de Creativos.

Probemos a cocinar con ingredientes que normalmente no usamos.

C de cocina