Arte y publicidad: grandes crossovers

dd0

Lo de los crossovers ha pasado incontables veces en diferentes ámbitos de la cultura. El asunto de Infinity War, John Wayne y John Ford, DiCaprio y Scorsese, Leonard Cohen y Lorca, Café Quijano y Taburete…

No hay nadie que no sepa que la industria publicitaria se nutre día sí, día también, de recursos culturales. Si es que eso significa algo. Bueno, se entiende.

Esta cosa de la que tanto se ha hablado, el lado artístico de la publicidad, en muchas ocasiones se ha elevado al máximo exponente imaginable (aunque quizá no siempre con los resultados de calidad creativa esperados) colaborando con grandes nombres del cine, la música, la fotografía, la televisión. No hablamos de publicidad con celebrities, de no sé quién cuando fue imagen de no sé qué. No. Hablamos de grandes artistas formando parte del proceso de hacer una campaña. Grandes artistas que muchas veces, cosas maravillosas de esta industria, se han unido a enormérrimas agencias. Y por si la ecuación no fuese suficientemente bestia así, otras muchas veces, lo han hecho para sacar campañas que son pequeños grandes hitos publicitarios. Y a la vez, por razones obvias, suelen ser delicias absolutas en cuestiones de producción.

La idea para hacer este post nace de una campaña de la oficina de Londres de Droga5 que salió hace menos de un mes, y en la que contaron con Martin Parr para las fotos de las gráficas. Martin Parr. El fuckin Martin Parr con la peñita de Droga5. Ahí, liándola bien para contar la inauguración de un nuevo espacio de compras y restauración en King’s Cross, Londres. Un brief pequeño, sí. Pero si ya es difícil poner peros solo con saber quién ha hecho la campaña, después de verla, es sencillamente imposible (PD: por si hay alguien que no ubique a Martin Parr, que eche un vistazo aquí).

 

Y a continuación, algunos crossovers publicitarios que son gloria bendita.

 

The Hire (BMW, 2001), de FALLON + David Fincher, Ang Lee, Tony Scott, Guy Ritchie, Alejandro González Iñárritu, Wong kar Wai… 

Merece la pena buscar información sobre esta campaña porque apenas se encuentran datos que no te rompan la cabeza. Una lección maestra de contenido de marca del año 2001. Cuatro años antes de que se fundase Youtube. Bastantes años antes de que todas las marcas empezasen a decir que hacían contenido y de que el público pasase olímpicamente de la mayoría de ese contenido.

Se cuenta que el 90% de presupuesto se fue para pagar la idea, y el 10% restante para pagar los medios. Y con esa ristra de realizadores (Fincher fue productor ejecutivo) que son historia del cine, te lo crees de sobra. Ah, y un ojito al casting también. Imaginemos el dineral y riamos maléficamente.

Y orquestando toda la movida, la gente de Fallon. Por allí andaba David Lubars. Y otro mad man, Dan Wieden, presidente del jurado aquel año en Cannes, dijo que había que INVENTARSE UN PREMIO ESPECIAL que estuviese a la altura de lo que había hecho esta gente. Así se hizo. Y más tarde el MOMA incorporó la campaña a su colección permanente. Ya lo pone en el título del post. Arte y publicidad.

Aquí, los cortos de la campaña:

 

Dress Normal (Gap, 2014), de WIEDEN & KENNEDY NY + David Fincher

Es de ley decir que la campaña no funcionó en términos de negocio. Pero que eso no nos quite el placer de ver a Wieden & Kennedy haciendo cosas con Fincher. No era la primera vez que colaboraban. Ni tampoco era la primera vez que el resultado creativo anulaba toda posibilidad de poner peros. Un concepto de estos que parece que se pasan de honestos (como si eso se pudiera hacer) y que claramente se pasan de buenos. Unas músicas que suenan a todo menos a publicidad. No quieres que acabe nunca lo que hay en la pantalla. Y si quieres, solo es para que lleguen esos cierres que ay.

 

Pass The Heinz (2017) / DAVID MIAMI + Matthew Weiner

13-heinz-mad-men-ads-all.nocrop.w710.h2147483647.2x

Esta es curiosa porque, según la ficha, es una campaña hecha por personas reales de una agencia real, y por personajes ficticios de una agencia ficticia. Y ahí está el talentazo de Juan Javier Peña y Ricardo Casal (los de Manboobs y Google HOme of the Whopper, entre otras cosas). Y también el de Matthew Weiner porque, más allá del ideón de sacar una campaña para Heinz que Heinz rechazó a Don Draper, las piezas – y quizá esto peque de ser otra pequeña obsesión de quien escribe este post- son más que más que dignas. Que alguien diga que no habría sido un placer encontrarse estas piezas colgadas por Madrid o en alguna revista de por aquí.

 

pass-the-heinz-credits-final

¿Alguna otra campaña en la que la ficha sea una pieza más de la campaña?

 

Welcome Home (Apple, 2018), de TBWA MEDIA ARTS LAB + Spike Jonze

Un cliente mítico de una agencia mítica. Tienen algo de romántico este tipo de historias. Clientes convertidos en anunciantes históricos gracias al gran trabajo realizado junto a las que resultan ser las mejores agencias de la historia. Apple siempre ha sido Apple, y eso es de lo mejor que se puede decir de la marca. Y parte de ese mérito la tiene tod la gente que ha trabajado para la marca desde la oficina de TBWA en Los Ángeles.

Y sobre la peli que hicieron con Jonze, después de ocho meses en Youtube tiene 15 millones de visualizaciones y un Grand Prix en Cannes, en los Entertainment Lions for Music. José María Piera (SCPF) dijo esto sobre la campaña para Anuncios.com, que sintetiza muy bien estos cuatro minutos de alarde de brillantez audiovisual: “Algunos dirán que es otra película de baile, una más. Con el inconfundible sello de Spike Jonze. Pero, hay que reconocer que, aun siendo eso cierto, la pieza es una poderosísima demostración del empoderamiento de las personas que consigue trasladar un punto de vista manifiestamente optimista sobre el futuro que nos espera. Conecta emocionalmente, empatiza, genera buen rollo”. Pues sí, ¿no?

Anuncios
Arte y publicidad: grandes crossovers

SPOTS QUE PODRÍAN HABER SALIDO DE UNA ESCUELA DE PUBLICIDAD

Cuando uno es alumno de una escuela de creatividad y llega el momento de pensar ideas para hacer un spot, surge un problema: si quieres conseguir una pieza que podría emitirse, es decir, que la idea no se quede en una maquetilla cutre o incluso en un guion, porque la producción necesaria es inabarcable e irrealizable, tienes que pensar algo que al final tenga un acabado digno de un spot profesional. Es la “obligación” de pensar ideas fáciles de ejecutar. Un ejemplo de esto es esta maravilla de peli de dos exalumnas de TAG, Enya y Laia, para WWF.

Evidentemente, en una escuela hay muchas cosas que no se puede hacer cuando te pones a producir un spot. ¿Grabar a Phelps nadando en ese piscinón? No se puede. ¿Grabar a Van Damme abriéndose de piernas en el aeropuerto de Ciudad Real? Pues en principio tampoco. Y flipadas como esta, o esta… Pues eso.

Pero hay cosas que sí se pueden hacer. Muchísimas. Y no es solo que se puedan hacer, sino que, realmente, se podrían hacer en un rato. Cosas como todos los spots que hay aquí debajo, que no son de alumnos de escuelas de publicidad, pero que por cómo son, podrían serlo. Y serían geniales.

De hecho, lo son.

 

Leo Burnett UK. “99p”, de McDonald’s

Una locución con ese tufillo hipermagnético tan brit, un vídeo de dos segundos, Y UNA FOTO DEL PRODUCTO DURANTE OCHO SEGUNDOS DE LOS DIEZ QUE DURA EL SPOT. Sobra decir que no puede funcionar mejor. Que sería de todos nosotros sin Inglaterra.

 

Droga5. Lanzamiento de Google Pixel (teaser)

Google Pixel Global Launch Teaser from hoshigata on Vimeo.

Meter esto en este post es una pequeña licencia muy personal del tipo obsesivo y machacón que lleva este blog. Es un teaser, pero ese juego visual… Que es nada pero es la campaña, y no hace falta más. Esa música. Ese todo. Todo con la sutileza más brutal y brillante.

 

Contrapunto. Lanzamiento de Visa en España

Esto no es solo el spot (porque no está suelto en Youtube ni en ningún lado), es Fernando Vega Olmos diciendo que le habría encantado hacer esta campaña. Y eso ya dice bastante de ella. Luego está lo de vender una tarjeta de crédito. Así, sin adjetivos.

 

DDB. “Cremita”, de ONCE

Es gracioso pensar en el momento en que se aprobó esto. El momento de contar esta idea. Y luego la ejecución, que no se podría haber elegido mejor y no tiene pinta de cara, precisamente. Diez de diez. César Olivas & co. Locos maravillosos.

 

Lowe UK. “Litany”, de The Independent

La sublimación de lo que no es más que una enumeración. Una enumeración de imperativos. Fórmulas básicas elevadas a la máxima potencia de la brillantez creativa. Y un periódico cerrando con “No leas”.

 

SCPF. “Bruce Lee”, de BMW

El recurso de coger algo que ya esté hecho y que cuente lo que quieres contar mejor que cualquier cosa que se te pudiese ocurrir. Una de estas pelis que es como que te mecen desde que empiezan hasta que acaban. La gente de esa ficha sabe bien de qué va eso. Que vuelva BMW.

 

Sra. Rushmore. “People in progress”, de ING

Mismo recurso que el Bruce Lee de SCPF. Sigue funcionando.

 

Droga5. “Truth has a voice”, de The New York Times

Esto se podría sacar igual de digno con Movie Maker. Y la piel de gallina durante los últimos segundos sería la misma. ¿Droga qué?

 

Wieden & Kennedy Portland. “Time is precious”, de Nike

Esta pieza entra en la categoría de pornografía para copys. Es para ponérselo en bucle y regodearse en cómo Nike dispara las pulsaciones de cualquiera que vea esto solo con blanco sobre negro, un tictac y una alarma. Ah, y una verdad como mil castillos juntos de grande.

 

Cómo mola ver lo fácil que se puede hacer lo difícil.

SPOTS QUE PODRÍAN HABER SALIDO DE UNA ESCUELA DE PUBLICIDAD

Alex Bogusky. Una hostia bien dada, por Pablo Farrés

Junio de 2010. Los publicistas de medio mundo llegamos nuestro lugar de trabajo, con el café en la mano, encendemos el ordenador, abrimos el navegador y nos disponíamos a leer las noticias del día mientras esperábamos a que el segundo café de la mañana hiciera efecto. Y de repente, nos encontramos con una noticia. Mejor dicho, nos encontramos con LA NOTICIA: ¡Alex Bogusky deja CP+B y la publicidad! Una hostia bien dada.

Para que nos entendamos, es como si Steve Jobs hubiera dejado Apple por voluntad propia para recluirse en un templo en Katmandú. Incluso el New York Times hablaba de su retirada.

En ese momento, miles de creativos leímos el contenido de la nota de prensa con los ojos como platos. Alex Bogusky, uno de los creativos más creativos de la industria, se va. Y no solo deja la publicidad, si no que decide emprender un nuevo camino: el de remover conciencias.

ScreenShot20180802at10.47.30AM32
Alex Bogusky: Foto: Alex Bogusky vía Instagram

Bogusky empezó a trabajar en Crispin & Porter en 1989. Tras 8 años ya era socio de la agencia, que pasó a llamarse Crispin Porter & Bogusky. De su cabeza salieron algunas de las mejores campañas de aquellos años, convirtiendo a marcas como Burger King en lo que son hoy en día. Era el chico malo de la publicidad que todas las marcas querían para ellos.

 

King Games, para Burger King

 

Whopper Sacrifice, para Burger King

 

Truth, para American Legacy

 

Counterfeits, para Mini

 

Según una leyenda urbana, la decisión de salir de la publicidad empezó en su casa, a raíz de una conversación con sus hijos. Alex era el creativo que sacaba ideas brutales como Subservient Chicken para Burger King, pero al mismo tiempo, no le gustaba que sus hijos comieran allí. Hasta que un día, su hijo le preguntó que por qué trabajaba para ellos si luego no le dejaba comer y beber eso que él anunciaba. Y su cabeza voló por los aires. La de Alex, no la de su hijo.

En junio de 2010 se daba a conocer la noticia de su salida, y meses más tarde nos sorprendía con una campaña de comunicación que removía conciencias…

The Real Bears se convirtió en un fenómeno viral, no tanto por su contenido, sino por el origen del mensaje, el mismísimo Alex Bogusky atacaba a la industria desde las entrañas de la industria. Algo que todos y cada uno de nosotros queríamos hacer desde hacía bastante tiempo.

Más tarde conoceríamos su nueva faceta de consultor en una aceleradora de startups, y cocreador de Fearless Unlimited, una consultora/agencia que buscaba crear impacto social través de las marcas. Hoy en día, sabemos de varias agencias o consultoras que hacen esto, pero en su momento fue tan novedoso que ni la propia industria se dio cuenta de lo que se estaba cocinando en la casa de campo de Bogusky.

En agosto de 2018 recibimos la noticia de la vuelta de uno de los mejores creativos de esta década. El hijo pródigo vuelve a casa, y no debería sorprendernos, pues la visión de este genio, es necesaria para el presente y futuro de las agencias de publicidad. Así pues, la vuelta de Alex Bogusky es una alegría para todos los que nos dedicamos a esto, una gran noticia para el sector y para la industria creativa. Y una hostia bien dada a los dinosaurios de la publicidad.

Alex Bogusky. Una hostia bien dada, por Pablo Farrés

¿Qué están haciendo con su vida?: Mónica, Luis y Paddy Power

Es muy fácil encontrarse gente de TAG por las agencias. Y por lo tanto, no es difícil que salgan campañas firmadas por alumnos de TAG. El objetivo de este post es arrancar una sección del blog en la que hablemos precisamente de eso: campañas de exatómicos contadas, mediante una entrevista, por quienes las han hecho. Básicamente es eso.

Empezamos con una campaña de este verano de dos exalumnos de la novena promoción de creatividad, Mónica Gramunt (copy) y Luis Álvarez (arte), que desde que salieron de la escuela en 2016, están en Officer&Gentleman. Su carpeta se puede ver aquí.

unnamed

La campaña de la que vamos a hablar la hicieron para la casa de apuestas Paddy Power se lanzó este pasado agosto con motivo de la celebración del día del orgullo gay en Brighton (Reino Unido). La llamaron Come out and play, y en el vídeo que hay aquí debajo se puede ver la que liaron durante el desfile de aquel día.

 

Y ahora, Mónica y Luis hablan sobre la campaña.

¿Cómo fueron los primeros pasos hasta que la idea de la campaña se presentó y el cliente la aprobó?

La cosa es que Paddy Power no llegó con un brief cerrado. Nos dieron muchísima libertad (y 15 días) para presentarles lo que quisiéramos, con la única condición de que fueran ideas grandes y que hicieran ruido. Así que, con la ilusión del que va a dejar de pensar en tetas y penes durante un par de semanas, lo primero que hicimos fue poner encima de la mesa los principales problemas y cuestiones que rodean al mundo del deporte y ahí fue donde surgió la gran pregunta: ¿Por qué no hay futbolistas gays?

 

¿Recordáis otros caminos o ideas que surgieron antes de dar con la idea de la campaña y que también os gustasen?

La verdad es que en cuanto a la comunidad LGBT+ y el fútbol esta fue la primera que apareció y nos plantamos con el dinero inmediatamente, nos parecía sencilla y fácil de entender. Se la contamos a los jefes y tardamos menos de 30 segundos en hacerlo, buena señal. Lo malo es que, por lo que hemos podido comprobar, una idea de 30 segundos se traduce en varios meses de curro intenso.

 

¿Lo fundamental de la idea estaba planteado desde un principio tal como se ha llevado a cabo al final, o se hicieron cambios importantes tras presentársela al cliente?

La pieza principal, el autobús, se mantuvo tal cual la presentamos a cliente. Lo que hicimos después fue acompañarla de distintas piezas que agrandaran la idea y sobre todo afianzaran el mensaje. Porque lo que no queríamos es que la gente se tomara el autobús como un ataque, ni como un “oye tú, sal de armario”, así que tuvimos que ir con pies de plomo para que las gráficas, titulares y vídeos que rodeaban la carroza contuvieran un mensaje de apoyo y sobre todo de buen rollo. Ahí sí que hubo 843792 cambios, más o menos.

 

Una vez aprobada la idea, ¿cómo funcionó, en el lado de la agencia, y en lo que afecta directamente a vuestro trabajo, el proceso de producción de la campaña?

Lo bueno de currar en una agencia más bien pequeña es que en este tipo de campañas tienes la oportunidad de tocar todos los palos. Es verdad que contamos con ayuda externa (una producer y un estudio de ilustración), pero el grueso de la campaña se produjo en la agencia y, aunque fueron unos meses súper intensos, de desayunar comer, cenar y recenar en la agencia, moló bastante. Ver que el long copy que has escrito o que las gráficas que has diseñado acaba en The Guardian, por ejemplo, es un subidón. Nosotros, que al fin y al cabo llevamos muy poco en esto, estuvimos flipando durante los 6 meses aproximadamente, pero bueno “fake it till you make it” dicen, así que nadie se dio cuenta de que en realidad estábamos acojonados.

GUARDIANqq

¿Qué están haciendo con su vida?: Mónica, Luis y Paddy Power

R/GA. ESA CUENTA DE TWITTER

Hoy toca hablar de R/GA. Es raro que alguien del sector no sepa qué es R/GA, pero por si acaso, un resumen rápido: una empresa de motion graphics que en 1995 se convierte en lo que denominaron “una agencia interactiva”, para luego pasar a ser una agencia de servicios integrales que en los últimos años está desarrollando también una importante área de consultoría, y todo ello siempre con la innovación tecnológica como leitmotiv (aquí cuentan muy bien ellos mismos su historia en menos de dos minutos).

Es una analogía muy manida, pero se podría decir que R/GA es la Chenoa de la agencias. Cuando el grueso de la industria está yendo a un sitio, ellos ya han ido, han estado unos días allí, y saben decirte hasta cuáles son los cinco mejores restaurantes vietnamitas de la zona. Son un poco también la Esperanza Gracia de la industria. Porque si hay algo del futuro del sector que te inquieta, te perturba o te atormenta, te vale con echar un vistazo a su portfolio para, cuando se te pase el justificadísimo ataque de envidia que sufrirás, aclararte un poco sobre qué es lo último.  Y bueno, basta de analogías con personajes históricos.

Su claim corporativo dice Transformation at speed. Y vaya si lo cumplen. Su historia lo justifica de sobra.

En R/GA funcionan de una manera que no es la más habitual entre las agencias, y una de las muchas cosas que reflejan eso, es su cuenta de Twitter.

imagen

Es una cuenta que parece algo así como la conciencia de la industria publicitaria, la conciencia de internet, la conciencia de las redes sociales y la conciencia del humor en internet y en las redes sociales, todo a la vez.  Y todo con un tono irónico, sarcástico, inteligente, y demás adjetivos guays. Es una cuenta corporativa, sí. Pero igual que R/GA realmente no es una agencia más, en un acto de coherencia con un punto revolucionario, han decidido que su cuenta de Twitter no sea una cuenta corporativa más. Y aquí tenemos algunos ejemplos que prueban todo esto. Y que a la vez son motivos para que quien no les siga todavía, se entere de que ya está tardando mucho en hacerlo. Porque es que es R/GA.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y así todo. Y no olvidemos: todo firmado por una agencia. Divertido.

R/GA. ESA CUENTA DE TWITTER

Entrevista a Cristina López (Cereal Hunters): “TAG no solo te enseña para lo laboral, sino también para la vida”

1475064463821.jpg

La industria publicitaria tiende a mirarse demasiado el ombligo. Se mira mucho hacia dentro, y quizá no lo suficiente hacia fuera. Por eso, cualquier oportunidad de aprender, de lo que sea, de quien está fuera haciendo bien lo que sea que esté haciendo, debería aprovecharse.

Y por eso esta entrevista a Cristina López.

Porque, de la mano de una exalumna de TAG, tenemos la oportunidad de confirmar que una carrera en publicidad puede desembocar en los caminos más insospechados, como es crear un negocio (tener una idea) que resultó ser la primera cafetería de cereales de España: Cereal Hunters. Cuándo, cómo, por qué. Y además, tenemos la oportunidad de saber cómo ve el sector publicitario alguien que durante algún tiempo lo vio desde dentro, y que ahora lo mira desde fuera desde un lugar, cuanto menos, interesante. Vamos allá.

 

SOBRE TI

¿Estudiaste Publicidad?

Si, estudié Publicidad y Relaciones públicas y luego tuve la oportunidad de ir a TAG. Menos mal, porque en la carrera no aprendí nada de creatividad publicitaria, que era lo que a mí me gustaba.

 

¿Por qué decidiste que tu camino profesional iba a ser la creatividad publicitaria?

Siempre quise dedicarme a algo creativo. No sabía si era diseño de interiores, crear conceptos de negocio,  crear objetos o vender productos. Hasta que descubrí que la publicidad era casi todo eso unido.

 

¿Sigues de alguna manera en contacto con la industria publicitaria? ¿Estás al tanto, en mayor o menor medida, de la actualidad del sector? (Campañas, agencias, festivales, etc.)

No tanto como me gustaría. Para mí sigue siendo la profesión más emocionante del mundo, pero los festivales me dejaron de importar desde que me dijeron: “Ganar premios te hará grande”. Y con 2 en la carpeta, solo llegué a cobrar 600 euros.  En los festivales hay cosas muy guays, pero muchas de ellas, los consumidores de los productos, nunca las llegan a ver. Por lo que un premio por una idea que no ha vendido para mí deja de tener sentido. Crear una idea guay es fácil. Que venda, no. Pero con todo esto, volvería a dedicarme a exactamente lo mismo. Siempre he pensado que los creativos tenemos la misma hormona que las mujeres cuando dan a luz. Te duele, te quejas, pero luego te olvidas de todo porque es la profesión más bonita y divertida a la que te puedes dedicar.

 

¿Te has planteado alguna vez, desde que nació Cereal Hunters, si volverás a estar vinculada de alguna forma a la industria publicitaria?

¡Claro! Hace muy poco trabajamos con una agencia para una campaña de Cereal Hunters Café, y el estar allí y que me presentaran ideas me hizo recordar lo guay que era pensar en ideas para otros. Me encantaría seguir dedicándome a ello, pero las agencias cobran mucho y los creativos muy poco.

 

SOBRE TAG

¿Qué tal fue tu experiencia como alumna en TAG? ¿Qué crees que es lo más importante que te aportó?

Fui de la primera generación de TAG y entrar ahí fue… ¡Buah! Entras pensando que eres supercreativo pero en la primera clase te das cuenta de que no lo eres.  Pero cuando termina TAG  sales pensando que quizás si valgas para ello porque te han dado las herramientas para serlo. Es una parada obligatoria antes de pasar por la agencia.

Lo más importante que me aportó TAG fue Cereal Hunters. Uno de los briefings que nos tocaron fue crear ideas de negocio. Se me ocurrió “una cafetería de cereales”. Qué tontería. ¡Ni la presenté! Y durante los dos siguientes años no pude parar de pensar en ello.

 

¿Qué cosas crees que aprendiste en el curso de creatividad de TAG que luego te han servido en todo el trabajo que has hecho con Cereal Hunters?

Todo tiene que tener un porqué. Mete fuegos artificiales, mete un avión, un meteorito, pero tienes que saber explicar el porqué. El famoso concepto. No es muy amigable de primeras, pero cuando le intentas conocer y te deja conocerle, es el foco de todo para que cualquier cosa funcione. Así que cada vez que pensamos en algo para Cereal Hunters siempre sale el “¿Pero porqué? ¿Cuál es el concepto?” Pero TAG no solo te enseña para lo laboral, sino también para la vida. Le das más vueltas a qué regalar a tu hermano, a que escribir en un pie de foto de Instagram … Simplemente allí dentro haces clic.

 

SOBRE CEREAL HUNTERS

¿Cómo y por qué alguien que viene de la publicidad decide montar un negocio totalmente ajeno a la industria publicitaria? ¿Por qué una cafetería de cereales?

Es una idea que tengo desde que estudié en TAG. Quizás de primeras no me lo tomé como un negocio, para mí era una idea que tenía que convertir en realidad. Con la suerte de que nos ha funcionado bien y se ha convertido en nuestro negocio.

 

¿Qué papel crees que ha jugado y sigue jugando en el éxito de Cereal Hunters todo su universo estético y su repercusión en redes sociales?

Creo que ha sido muy importante. Para todas las marcas lo es. Y aunque tenemos muchísima variedad de cereales, y seguro que hay uno para cada tipo de persona, mucha gente venía sin la intención de que le gustara su bol, pero sí con la intención de tener una foto en el local. Pero luego soltaban el móvil, probaban la primera cucharada y les enganchaba.

 

¿En qué basasteis en un primer momento la estrategia de comunicación de Cereal Hunters? (si es que hubo una como tal en el momento de creación del negocio) ¿Qué queríais que fuese Cereal Hunters?

En la nostalgia. ¿Quién no se ha despertado de pequeño por la mañana y se ha ido al sofá con su bol de cereales a ver sus dibujos favoritos? Esa sensación es la que queremos que tenga todo el mundo cuando venga a Cereal Hunters Café. Que a cada rincón que mires sonrías porque eso que estás viendo te suena de algo. No tiene que ser antiguo, no tiene que tener muchos años, simplemente que sea algo que llevas un tiempo sin recordar. Puede ser también una sensación.

Queremos que Cereal Hunters sea un amigo, al que acudes a estudiar, al que acudes con tu amiga para merendar, a donde vas a jugar a un juego. Y que sea una experiencia, donde puedes ver una película, probar un s’more que tanto has visto en las películas americanas. Jo, es que si Cereal Hunters fuera una persona, ¡sería una persona ¡muy guay!

 

¿Qué esperáis del futuro de Cereal Hunters como marca, más allá de continuar con la apertura de nuevos locales?

Estaremos al pie del cañón escuchando a nuestros clientes, ofreciendo nuevos productos, nuevas experiencias, y haciendo lo que mejor sabemos hacer: servir boles de cereales.

Entrevista a Cristina López (Cereal Hunters): “TAG no solo te enseña para lo laboral, sino también para la vida”

Dior, Primavera Sound, La Vida Moderna… Esto también es publicidad

La publicidad tiene que beber de todo. Se puede decir que de casi cualquier cosa se puede sacar algo susceptible de convertirse en una buena campaña, o al menos algo que pueda contribuir a hacerla. Y cualquier cosa es cualquier cosa. Incluida la propia publicidad. Porque hay mucha publicidad,  muchas cosas cercanas a la publicidad que también se pueden llamar publicidad, y por lo tanto, infinitas maneras de aprender de la publicidad.

Cannes Lions 2013. El año de Dumb Ways To Die, de Real Beauty Sketches, de Immortal Fans… Casi nada. Fernando Vega Olmos contó en una conferencia que dio en El Sol 2015 que aquel año (2013) él estaba en el jurado de Titanium y de Integrated (el Grand Prix de Titanium lo ganó Dove con los Sketches y el de Integrated fue para Dumb Ways To Die), y señaló la extrañeza que generó en él y en sus compañeros de jurado no ver entre las piezas presentadas el case de Red Bull Stratos. Sí, esa supercampaña de Red Bull imposible de mejorar desde ningún punto de vista que marcó un hito en la historia de la comunicación de marcas. Es decir, la que probablemente, para mucha gente del sector, fue la mejor campaña del año, no estaba en el festival más importante del año. Vega Olmos relató también en esa misma conferencia que tiempo después había tenido la ocasión de hablar con gente de marketing de Red Bull sobre por qué no habían mandado la pieza a Cannes. Respuesta de Red Bull: “Nosotros somos una compañía de contenidos, ¿por qué íbamos a mandar material a un festival de publicidad?”.

Esta anécdota es un síntoma claro de que hay una publicidad, una comunicación si se prefiere, fuera del circuito tradicional de agencias, holdings y festivales. Red Bull Stratos es un ejemplo de cómo esa “otra” publicidad puede alcanzar unas cotas de calidad iguales o incluso muy superiores a lo que solemos considerar lo mejor de la industria (sin olvidar en ningún momento que Stratos es un caso absolutamente extremo en cuanto a repercusión y eficacia, y que por ello no se puede tomar como estándar de nada). Y no solo eso, sino que en muchos casos esas acciones se convierten en una muy buena fuente de aprendizaje para la industria tradicional publicitaria. Porque son movimientos muy notorios que rompen con la endogamia del trabajo de las agencias y ofrecen buenas oportunidades para enriquecer el oficio, y por lo tanto, también para mirar más allá de los Yellow Pencils y los Gold Lions.

Lo que sigue a este párrafo es una pequeña recopilación de acciones de comunicación del pasado mayo y de lo que llevamos de junio, que no son obras maestras, que en general, no son una gran exhibición de virtuosismos creativos (quizás la mayor parte tienen más valor por lo estratégico que por lo ejecucional), que no ganarían nunca un premio en ninguno de los grandes festivales del sector, pero que sí te sacan una media sonrisa, y te sacan un: “mira tú, qué bien visto”. Son ejemplos más que decentes del uso de medios ganados, y pueden servir de aprendizaje respecto a qué movimientos o detalles consiguen que la gente se acerque a una marca, a ver qué hace, e incluso que su percepción de esa marca mejore. Aunque sea un ratito. Como si en publicidad “un ratito” fuese poca cosa, sabes. Vamos con esas pequeñas lecciones sobre cómo enriquecer marcas con pequeñas victorias publicitarias.

 

DIOR. Cómo convertir una boda real en una acción de ambush marketing

Quizás esta sea la acción más “pequeña” de las tres que se van a comentar aquí, pero no por ello debe considerarse menos valiosa. Kim Jones, exdirector creativo de la línea masculina de Louis Vuitton, sustituye a Kris Van Assche como director creativo de la línea masculina de Dior. La industria de la moda espera su primera colección, pero antes de que esta llegue, el 19 de mayo se celebra la boda de Meghan Markle y el príncipe Harry. Para el mundo es una boda, pero en Dior la ven como un escaparate mundial con miles de medios y cámaras de televisión en directo. O sea, que es una gran ocasión para que una marca como Dior entre en juego de alguna manera.

El producto a publicitar está claro: uno de los nuevos diseños de Kim Jones para la marca que aún no ha visto la luz. ¿Y cuál de esos nuevos diseños pega en una boda? Un chaqué. Y aquí viene la jugada maestra. Tienen el chaqué, pero necesitan a alguien que lo lleve. Alguien que no sea el novio (esto ya habría sido otro puto nivel) pero que sí sea alguien a quien todo el mundo vaya a mirar casi tanto como al novio. Esa persona, por motivos muy diferentes y variados, y que a nadie en su sano juicio se le ocurriría discutir, es David Beckham.

ijijijij.jpg

Convierten así a Beckham en un maniquí andante, en una campaña teaser de la nueva colección de Dior Homme. Y después de hacerlo, lo cuentan. Como para no contarlo. Lo cuentan en redes, para que se mueva rápido. Lo contaron para que después lo contasen los medios, que evidentemente lo hicieron.

Coste de la campaña (suponiendo que no pagasen nada a Beckham): lo que costase hacer el chaqué. Turn down for what.

 

PRIMAVERA SOUND- C. TANGANA Y YUNG BEEF. Una rueda de prensa que acaba en canción y en beef

Una rueda de prensa/entrevista para inaugurar el festival con los que probablemente son los tres artistas más destacados de esta nueva ola de artistas urbanos que ha surgido en España: Bad Gyal, C. Tangana y Yung Beef. No es una rueda de prensa, es una declaración de intenciones. Porque significa convertir a esos tres artistas en la cara del festival. Es un movimiento cuya repercusión era fácilmente previsible por los organizadores. Por eso tiene el mérito que tiene hacerlo. Por razones como que era la primera que los tres artistas que participaron en el evento aparecían juntos en público. Eso supone expectación, por lo que fuese a pasar, por lo que fuese a decir cada uno, por los debates que pudiesen surgir… Por el morbo, no nos engañemos. Y esa expectación se traduce entre otras muchas cosas, en que en el momento en que se está escribiendo este post, el vídeo de la rueda de prensa en el canal oficial de Youtube del Primavera Sound tiene más de 636 mil visitas. Un-vídeo-de-una-rueda-de-prensa-de-un-festival-de-música. Vale igual como contenido del festival que cualquiera de los doscientos mil conciertos.

En un momento, les preguntan sobre lo que ha ocurrido con el rapero Valtonyc. Y empieza el juego de Tangana.

Los medios se hacen eco de todas estas declaraciones. Pasan casi dos semanas y él, desde sus redes sociales empieza a hacerse eco de todo lo publicado por los medios a este respecto para acabar sacando una canción cuyo título (El rey soy yo) es una frase literal de su intervención en la rueda de prensa del Primavera.

Y no es solo una canción. En los últimos años, casi ninguna de las canciones de Tangana son solo una canción. Son todo fases de una gran performance que es su carrera artística, que apoya siempre en inteligentes movimientos de comunicación, y en la que la música es solo un elemento en torno al cual orbitan muchos otros (entre ellos, estas “campañas”). En este caso, la canción sale a la luz acompañada de un discurso que se puede considerar una declaración ideológica absolutamente explícita, y de una fotografía también cargada de significado y de ironía. Más el consiguiente enfrentamiento con Yung Beef nacido de una frase de El rey soy yo, y que no vamos a contar aquí para que esto no parezca esto la Cuore de la música urbana.

Resumen: un evento valioso por su estrategia, por su contenido y por su repercusión, que uno de sus activos (C. Tangana) aprovecha para sacarse toda una campaña integrada de su propia movida, en cuyo último capítulo le da una vuelta de tuerca más al asunto involucrando a otro de los activos del evento del Primavera, Yung Beef, como ya se ha contado arriba.

 

CADENA SER- LA VIDA MODERNA. Moderdonia, o que la audiencia te haga la campaña por las risas

Aquí sí hay un giro creativo, quizá algo sobado (tenemos fantásticos ejemplos muy recientes, aunque con un tono y un fin completamente distintos, como The Refugee Nation o The Trash Isles), pero muy claro, que es convertir, en este caso, un programa de radio y todo lo que tiene que ver con él, en una nación llamada Moderdonia. Ahora, una breve narración de todo lo que ha pasado desde el punto de vista de los artífices de toda esta locura, que son David Broncano, Ignatius Farray y Quequé.

Convirtámonos, nosotros, nuestro programa y nuestros seguidores, en una nación. Un día. En un programa especial que no es especial por ningún motivo, salvo porque lo hacemos dese un pueblo prácticamente despoblado de Guadalajara. Sentamos las bases en ese programa.

Seguimos con la broma los días siguientes, generamos ciertos contenidos haciendo referencia al asunto desde todas nuestras plataformas (el propio programa de radio, que también es podcast y también es vídeos en Youtube, RR. SS….) y vemos que la gente entra al trapo. Y sin que ni nosotros mismos lo esperásemos, ocurre lo más difícil e inesperado: la gente empieza a generar contenido a la vez que nosotros. Más incluso.

Y esto sigue durante lo que quedaba de tercera temporada y durante todo lo que llevamos de la cuarta. Nosotros continuamos generando algunos contenidos, como cuál será el régimen político y la ideología del país, los cargos de gobierno, el himno(que conseguimos que sea nº1 en Spotify España), pero a la vez, del lado de los seguidores, empiezan a surgir cosas como la bandera, las equipaciones de las selecciones nacionales de fútbol y baloncesto, y demás idas de olla.

Para celebrar el primer aniversario de este delirio, intentamos repetir lo que ocurrió en su origen. Otro programa especial (otro evento, básicamente) en otro pueblo de Guadalajara, pero esta vez con muchísimo más público.

Un exitazo indiscutible, que se culmina al día siguiente con un giro inesperado: el fin de Moderdonia, el final de la campaña para dejarla en lo más alto.

En definitiva, el fin de un movimiento de comunicación que ha funcionado como la más eficaz acción de PR para un programa que, gracias a todo esto y a mucho más, se ha ganado un lugar cada vez más consolidado en la parrilla diaria de la Cadena SER. Así que eso, que gora Moderdonia.

Es importante destacar que nada de esto funcionaría tan bien como ha funcionado si no fuese por un pequeño detalle: que todo es una maldita broma que nadie controla del todo. Del descontrol, del caos, surge algo con sentido, que gusta, que tiene éxito.

¿Y cómo resumir esta parrafada moderdoniana en poquísimas palabras? Contenido. Contenido relevante. Pero relevante de verdad, con un nivel de implicación por parte del público así de alto. Contenido relevante para fidelizar audiencias. Eso es todo, amigos.

 

Y por encontrar este tipo de acciones, es interesante hacer el ejercicio de buscar pequeñas lecciones publicitarias donde normalmente nos las buscamos.

Dior, Primavera Sound, La Vida Moderna… Esto también es publicidad